.

eBook

Carta del Editor

Puedes consultar el blog histórico desde el 2004

Buscar en este blog información

25 de enero de 2008

Entrevista a Julián Ruiz "Plásticos y Decibelios" por Nacho Fernández

Julián Ruiz

Tengo un sentimiento decimonónico con los libros. Creo que para escribirlos deben de tener mucha calidad.”

“Plásticos y decibelios” es un programa de largo recorrido. Julián Ruiz es su conductor, un experimentado y veterano productor, djs y comentarista especializado en música en España.

De sus manos ha salido el sonido de grupos como Azul y Negro, Alaska y los Pegamoides, Cómplices o Tino Casal, entre muchos otros. Ha trabajado en los mejores medios impresos nacionales e internacionales como el Rolling Stone. Locutor de radio en las emisoras de la SER y ahora escritor de libros.

“Plásticos y decibelios” es el nombre de su programa radiofónico, el libro lleva el mismo título. Publicado por Aguilar con la apostilla “Toda la música de nuestro tiempo”.

(Antes que nada, confieso mi debilidad por Julián Ruiz. Por su trayectoria de tantos años ofreciendo el descubrimiento de la mejor música y por la forma tan clara y sincera de hacerlo. Ha dado como productor éxitos pop y podríamos considerarle un bestseller de la música de nuestro tiempo).

Nacho Fernández.- ¿Cómo nace el libro?

Julián Ruiz.- Nunca pensé escribir un libro .Pero al final me tuve que convencer a mí mismo. Para muchos escribir un libro es casi una necesidad. Para mí, suponía un castigo, porque soy excesivamente vago para escribir más de trescientos folios. Además, tengo un sentimiento decimonónico con los libros .Creo que para escribirlos deben de tener mucha calidad. El caso es que, al final de la “emboscada”, tardé siete meses en escribirlo. Pero aquí está. Ahora me falta tener un hijo y plantar un árbol.

Nacho Fernández.- ¿Tenias necesidad de contar el interior de las 31 estrellas del rock que nos dibujas en PyD?

Julián Ruiz.- No, lo que consideraba prioritario era acercar esos maravillosos iconos a todo el mundo. Te guste o no te guste la música. Y, sobre todo, demostrar que son humanos, vulnerables como todos los mortales.

Nacho Fernández.- ¿Es cierto que el rock esta rodeado de mujeres hermosas, buenas sustancias y alcohol sin garrafa?

Julián Ruiz.- Ese es un tópico. A veces. Le preguntaba a Jagger, como la sexualidad era tan efervescente e impúdica en los años setenta, en la década que la bisexualidad estaba muy bien vista. Me contestó… “supongo que eran cuestión de los tiempos... además, no existía el sida”.

Nacho Fernández.- Tú que has conocido a todos estos grandes mitos, ¿que valoración personal haces de ellos globalmente? ¿te parecen frívolos, superfiales, están vacíos, quizás tristes o muy solitarios?

Julián Ruiz.- Como es de suponer, no existe un estereotipo. Hay de todo. Pero si existe un denominador común, creo que ese epicentro es la inteligencia natural. Un sexto sentido peculiar, maravilloso, mágico. Ese algo, ese carisma, ese redondel de los “santos”. Como se decía hace siglos,”la buena estrella”.

Nacho Fernández.- La música ha sido tu trabajo toda la vida, cuantos soportes musicales tienes, incluyendo cintas de cassete, vinilos (Single, Lps, Maxi), cd o DVD. Lo digo por la excelente biblioteca musical y el legado que conservas, ¿a donde irá a parar?. ¿Has pensado en la Fundación Plásticos y Decibelios?, como todas las estrellas tu con Fundación propia, je, je, je

Julián Ruiz.- Tómatelo en serio. No quiero que todo eso se pierda. No tengo hijos, así que le he dicho a mi hermano pequeño David, al que casi saco diecinueve años, que él se encargue de todo por si muere más tarde o más temprano... Y por supuesto, dejo mi casa para que se convierta, no sólo en un museo, sino una gran Casa de la Música. Efectivamente, tengo millones de ejemplares en todos los soportes que te puedas imaginar. Desde los discos de pizarra hasta los sofisticados MP5. Pero no sólo eso. Hay aparatos e instrumentos musicales sofisticados. Creo que poseo una buena colección de instrumentos étnicos de Asia. También libros, documentos, fotos. Todo sobre la música. Mi gran pasión.

Nacho Fernández.- Dices cosa muy interesantes de los autores que tratas pero a veces me sonaba un poco al “Hola” de la música. ¿Has dicho todo lo que querías en el libro con total libertad o te has guardado alguna cosa más?.

Julián Ruiz.- El “hola” está en tu propia vida, desde tu bautizo, tu boda y tu entierro. Es algo inevitable, por eso tiene tanto éxito. Pero una cosa es la vida y otra la frivolidad. Por supuesto que no he contado otras cosas digamos escatológicas o demasiado privadas. Hay un respeto a todo ellos, porque soy agradecido y me han dado maravillosos ratos regalándome su música.

Nacho Fernández.-Confiesas tu fervor faraónico yendo todos los años a Egipto. ¿Qué encuentras allí para volver siempre?

Julián Ruiz.- No me costó mucho entender que lo que más me gusta es descubrir cosas. Todo tipo de cosas. Por eso, antes, cuando se vendían muchos discos, dejaba perplejos a los ejecutivos, porque prefería producir y apadrinar a un nuevo grupo antes que recibir una millonada por producir a alguien en pleno éxito. Egipto es mi referencia. Nadie tiene un futuro sin excavar su pasado y, cada vez que más me detengo en la egiptología, más aprendo de la vida futura. Tanta ancianidad me mantiene muy joven. Y no es un contrasentido.

Nacho Fernández.- ¿Me puedes dar unas pistas de por donde ira la industria de la música con la llegada de las nuevas tecnologías?

Julián Ruiz.- Tino Casal, que tenía mucha imaginación o ciencia-ficción, me dijo una vez que al final los músicos no necesitaríamos ni instrumento ni ordenadores. Que tan sólo nuestras ondas cerebrales compondrían, arreglarían y producirían canciones, sinfonías o una nueva música. Pues, bien, eso me lo creo. No me preguntes ahora como, pero quizá lo veamos o lo oigamos antes de morirnos.

Nacho Fernández.- ¿Quién de todos tus radiografiados en este libro te parece el más raro? (sinceramente)

Julián Ruiz.- Sinceramente, todos y ninguno. Pero, en fin, Prince siempre nos parecerá un solemne gilipollas o un genio.

Nacho Fernández.- ¿Te ha quedado sin entrevistar o conocer alguna de las estrellas que murieron? ¿Con quién te hubiera gustado tener ese encuentro?

Julián Ruiz.- Cuando era pequeño ví a John Lennon en un hotel de Madrid. Pero jamás lo entrevisté. En el capítulo de Yoko cuento esa frustración.

Nacho Fernández.- Chris Martin de Coldplay dice que ¡Incluso ha llegado a gustarme la forma como se viste! , Julián parece que tienes muy buena relación con Chris. ¿Cómo surge la amistad entre un músico y un periodista?

Julián Ruiz.- Quizá, porque los trato como amigos, como confidentes. No busco la noticia, el escándalo .Es un rendición artística, pero con crítica. Quizá también me vean como uno de su gremio, porque soy productor de discos. Quizá, porque me conocen tantos años que se acostumbran a mí o yo a ellos.

Nacho Fernández.- El libro tiene el mérito de reunir a los más brillantes de la tradición pop-rock de los 80 y 90 con fotografías personales con las estrellas. Confesiones al calor de un whisky, un asiento en el avión o en una fiesta privada. “Plásticos y decibelios” hace un recorrido por el lado humano de cada astro del rock y aporta datos curiosos y sensibles del comportamiento de estas inmensas fortunas. ¿Les gusta tanto el dinero y llevan tan mal gastar algo, aunque sea en causas benéficas?. Lo digo por los exbeatles.

Julián Ruiz.- Hay de todo. Hay gente que literalmente tira el dinero como Elton John hasta reconocerme que es un amoral. Y otro tipo tan hipócrita que hablar de tomar unas jarras de cerveza como si fuéramos colegas de la mina. Pero los peores son los muy católicos como Bono y Madonna, que les da tanta vergüenza ser millonarios que no saben como hacer obras benéficas.

Nacho Fernández.- En una conversación con Bob Geldof a propósito del festival Live 8, le preguntaste tu a él cómo era posible que ni un solo artista de la música española apareciera en alguno de los diez carteles de Live 8: “No conozco a ningún artista español de rock. Y no querrás a Enrique Iglesias, ¿verdad?”. Que valoración sacaste después de esta afirmación de Geldof. ¿Su ignorancia o la poca proyección de la música española?

Julián Ruiz.- Realmente, la trágica insoportable levedad de la música pop española. Ya no digamos del rock, que prácticamente no existe. Se habla de El canto del Loco y, a mí, francamente me da vergüenza cada vez que oigo “tocar” al bajo y batería del grupo. Me parecen delincuentes musicales.

Nacho Fernández.- Danos al menos tres nombres de grupos que hayas descubierto muy recientemente

Julián Ruiz.- Uno es español. Formidable, que ha tocado en mi nuevo disco, a la tradición, de El Bosco, un nuevo disco que se llama Mistery of sound. De fuera, me gustan mucho Cold War Kids y Band of Horses.


 Gracias Julián


Entrevista publicada en Abril 07 en el especial Literatura y Música de Literaturas.com

No hay comentarios:

Literaturas Noticias

"Basura para Dos"

"Basura para Dos"
fernandez