.

eBook

Carta del Editor

Puedes consultar el blog histórico desde el 2004

Buscar en este blog información

7 de noviembre de 2011

"Melendi o los lugares comunes" por Nacho Fernández

Una hora antes del concierto Melendi en el Ancianne Belgique de Bruselas

1 Noviembre 2011. Concierto de Melendi en Bruselas. Sala Ancienne Belgique (AB). Cuarto de aforo (600 personas). Precio 40 €. Ramón Melendi Espina (Oviedo 1979) entró en el mundo de la música hace 10 años. Actualmente tiene 4 discos en el mercado y ha obtenido con ellos 10 discos de platino y 2 discos de oro. Presentó parte de su último y repetido trabajo, una reedición del 2010 de “Volvamos a empezar” con el sello Warner. Sala grande del Ancienne Belgique con capacidad para 2000 personas. Con estos datos de audiencias y ventas, cualquier crónica personal, queda en eso, en muy personal. 


Seguidores de Melendi en el AB

Melendi congregó a unas seiscientas personas el día de difuntos. Muchas de las asistente madres cuarentonas con hijas quinceañera y público de mediana edad. El fenómeno Melendi como producto de consumo de masas no se explica desde el lado musical. El asturiano ha conseguido llegar al corazón de su audiencia con letras simplista -en ocasiones con moralina cristiana- ausentes de ardor poético -por muy borderline que él se crea- y utilizando los cuatro acordes de guitarra que aprendió yendo a catequesis. Las letras son un ir y venir de obviedades, lugares comunes, una verborrea pop que aturde y a muchos emociona. Alineado con el lado del mal que a estas alturas del negocio musical no se cree nadie, ya no es el niño terrible de sus primeras giras. Los temas a los que recurre para hablar a la gente son trozos de su vida y lo hace una y otra vez, sobre los novios, los suegros, la cocaína, la justicia, las carta de adolescente, los colocones… para al final pedir a su público que se aleje de todo mal rollo como si su voz de la experiencia nos redimiera. Lo peor es que se lo acaba creyendo. Esta fantasía lleva mezclada un tachún, tachún guitarrero que ni los 5 excelentes músicos que le acompañan en gira (dos guitarras eléctricas, guitarra acústica, bajo y batería) logran que éste empaste llegue a comunicar con nadie si no eres fan de Melendi. Lo único cierto es que: o no le aguantas o te gusta; aquí el termino medio no existe.


Melendi. FERVA2011

Los congregados a la ceremonia Asturmelendista se saben todas las canciones. Temas insípidos, con algún destello poético pero superficialmente encadenado. Estos textos -que el artista cree tan profundos e influyentes - son un racimo de temas en fila que se acoplan a su voz, a las larguísimas estrofas y al guitarreo corral que lleva Melendi en esta gira. El artista de platino en ningún momento toca la guitarra, se limita a pasear por el escenario con camiseta azul celeste -para esta ocasión- interpretando sus propias canciones con gestos alusivos a las palabras y con el arriesgado grito siempre en su boca de: ¡Arriba! que repetiría unas quince veces a lo largo del concierto. 

 
Melendi. FERVA2011

Sonaron en la noche “Milindris” como él mismo se autopresentó 27 temas de su ya consolidada carrera musical, desde Melancolemia (palabro del artista), Hablando en plata, Asturias, Canción de amor caducada o Arriba Extremoduro para rematar el concierto. Melendi que hizo un repaso por su biografía "más oscura", reconoció “ser un gilipollas”. Confiesa que ya no tiene “problemas con la justicia”. Que está en una “etapa de reflexión sobre su vida” (tuvo este año su segundo hijo). Aconseja ir por el camino correcto con canciones que gustan a la gente pero que denotan un total alejamiento con la cultura musical de la ambición. Sin duda es un buen elaborado producto del marketing comercial de los último tiempos, tiempos donde las compañías discográficas se agarran porqué ya quedan pocos como él. Representa a la vieja industria musical, cuando algo podía funcionar sobre todo económicamente sin saber muy bien como ni por qué se produce el fenómeno. 


Melendi. FERVA2011
Perfecto el sonido de la sala, los equipos, dos bellos amplificadores y un escenario diáfano, un lugar muy cómodo para actuar. Juego de luces muy sobrio pero efectivo. Un publico entregado que cantó desde la primera canción “Volvamos a empezar” y que le piropea en las pausas al grito de “tío bueno” que él agradece. Guiños a lo Jesulin “en esta canción me lanzan de todo” seguro comparten los mismo fans. Banderas de Asturias, señas de identidad que el guaje sabe utilizar para llevar a su rinconcito a los fans. Destacar el esfuerzo profesional de Melendi por estar en todos los sitios donde le llaman aunque no le guste volar. Paseará por España este repertorio compuesto de rumbas, pop, baladas. Ha llegado de Latinoamérica donde su éxito es tan arrollador como por estos pagos.

Es necesario descubrir el prodigio de haber conseguido llegar a tanta gente con letras tan facilonas, preñadas de refranero caspobizarro, ausente de conceptos literarios, populista cuentu, con textos marcados por lugares comunes, de frases que se vacían cuando al final añade una palabra tan simple que descompone la emoción que ha tratado de crear. Debería trabajar mas las letras. Salir del casual motivo de macarra de barrio, para profundizar con ensamblajes más elaborados, conseguiría trasmitir un mensaje de mayor calidad y transcendencia literaria. Debería también cuidar la ramplona música que una y otra vez golpean insistente y repetidamente los mismos territorios musicales sonoros. 

Melendi. FERVA2011

Canciones para un público no muy exigente, que corea letras como si realmente las sintiera. Melendi por eso de ir de autentico es capaz de mezclar las palabras más groseras –lejos, muy lejos del esteticismo verbal provocador  y cultural del punk- con situaciones corrientes. Dan ganas de recomendar que lea más poesía para que se relaje con tanta palabra y nos de algo con sustancia, para otra minoría.

Menos es mas M.


Fotografía FERVA 2000-2011 Tercera Epoca Blog 2011/ Segunda Epoca Blog 2007-2008 / Primera Epoca Blog 2004-2007 /

No hay comentarios:

Literaturas Noticias

"Basura para Dos"

"Basura para Dos"
fernandez